Consejos útiles de cambio de bañera por plato de ducha

Cambiar una bañera por un plato de ducha puede ser una excelente decisión, ya que los platos de ducha son más prácticos, seguros y funcionales para muchas personas. Aquí tienes algunos consejos útiles para realizar este cambio:

  1. Evalúa el espacio: Antes de comenzar la reforma, asegúrate de medir cuidadosamente el espacio del baño. Verifica las dimensiones disponibles para instalar el plato de ducha y asegúrate de que haya suficiente espacio para abrir las puertas y moverte cómodamente.
  2. Escoge el tamaño adecuado del plato de ducha: Existen platos de ducha de diferentes tamaños y formas. Elige uno que se ajuste mejor a las dimensiones de tu baño y tus necesidades. Los platos de ducha extraplanos pueden ser una opción si buscas una transición más sencilla desde el suelo.
  3. Selecciona el material del plato de ducha: Los platos de ducha están disponibles en distintos materiales, como resina, porcelana o acrílico. Considera la durabilidad, resistencia a la humedad y el aspecto estético al escoger el material adecuado para tu baño.
  4. Instalación de mampara o cortina: Decide si quieres instalar una mampara de ducha o una cortina. Las mamparas ofrecen un aspecto más moderno y son más fáciles de limpiar, pero las cortinas pueden ser una opción más económica.
  5. Revisa la fontanería: Antes de proceder, verifica el estado de la fontanería y si será necesario hacer ajustes o cambios para adaptarla al nuevo plato de ducha. Es posible que necesites modificar la ubicación de las tuberías para conectar el desagüe correctamente.
  6. Seguridad: Piensa en la seguridad al elegir el tipo de plato de ducha. Busca superficies antideslizantes para prevenir resbalones y caídas. También puedes instalar barras de apoyo en las paredes cercanas a la ducha para mayor seguridad, especialmente si hay personas mayores o con movilidad reducida en casa.
  7. Iluminación y ventilación: Asegúrate de tener una buena iluminación en la zona de la ducha y una ventilación adecuada para evitar problemas de humedad.
  8. Considera el almacenamiento: Si con la reforma se modifica el diseño del baño, piensa en opciones para mantener el almacenamiento necesario para tus artículos de tocador y toallas.
  9. Contrata a profesionales: Si no tienes experiencia en trabajos de fontanería o albañilería, es recomendable contratar a profesionales para realizar el cambio de bañera por plato de ducha. Ellos podrán hacerlo de forma segura y eficiente.
  10. Limpieza y mantenimiento: Finalmente, asegúrate de seleccionar materiales y accesorios que sean fáciles de limpiar y mantener, para que tu nuevo plato de ducha se mantenga en buen estado a lo largo del tiempo.

Recuerda que, al igual que con cualquier proyecto de reforma, es fundamental planificar con anticipación y asegurarse de contar con los materiales adecuados y profesionales calificados para llevar a cabo el cambio de manera exitosa. ¡Disfruta de tu nueva ducha!