¿Por qué cambiar a un plato de ducha?

Cambiar a un plato de ducha en lugar de una bañera tradicional puede ofrecer numerosos beneficios.

Los platos de ducha son más accesibles, especialmente para personas mayores o con movilidad reducida. Al no tener que subir y bajar de una bañera, el riesgo de caídas disminuye significativamente.

Renovar el baño y modernizarlo con un plato de ducha puede aumentar el valor de tu propiedad, ya que es una característica atractiva para muchos compradores potenciales.

En resumen, cambiar a un plato de ducha puede mejorar la funcionalidad, la estética y la seguridad de tu baño, al mismo tiempo que contribuye al ahorro de recursos y tiempo.